La basura, un gran problema ambiental de México

18 de Octubre de 2018

La basura es el mayor problema ambiental que enfrenta México, ya que por día se generan más de 100 millones de toneladas de desperdicios que no se manejan de manera adecuada. Los rellenos sanitarios no existen, ya que sólo hay montones de basura que no se degrada porque está almacenada en bolsas de plástico, un material que tarda aproximadamente 400 años en ser asimilado por la naturaleza. Esta basura acumulada, aunque esté bajo tierra, genera gases tóxicos, fauna nociva, ruidos, movimientos de la tierra y olores fétidos. Ahora la Ciudad de México enfrenta una crisis ambiental luego de que las autoridades clausuraran el Bordo Poniente, uno de los basureros más grandes del mundo, porque ha concluido su vida útil y ya no soporta ni un kilogramo más de desechos. Ahora nadie sabe dónde depositar las más de 2 mil 600 millones de toneladas de basura que generan diariamente sus habitantes. En similar situación se encuentran las principales ciudades del país.

Semanas después de cerrar el llamado Bordo Poniente, uno de los basureros más grandes del mundo, la Ciudad de México aún carece de un sitio para depositar sus desperdicios y no se ha encontrado donde colocar 2 mil 600 toneladas de basura que a diario eran arrojadas al antiguo tiradero.

Los vecinos de algunas poblaciones a donde se pretendían enviar los desechos, como Ixtapaluca, Estado de México, han cerrado las carreteras para impedir el paso de los camiones que los transportaban. Además, los alcaldes de Municipios vecinos han dicho que no recibirán los desperdicios en los rellenos sanitarios de sus localidades.

En estas semanas, los desperdicios se han depositado en pequeños tiraderos cercanos a la ciudad, pero su capacidad es limitada y en poco tiempo podrían saturarse, reconocen sus administradores. Hasta ahora las calles de la capital se mantienen relativamente limpias, aunque abundan las quejas de los habitantes por la aparición de basureros clandestinos.

Vivir de la basura

Héctor Castillo Berthier, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dijo en entrevista con Notimex, el pasado 9 de enero, que el problema de la basura no se limita a encontrar un nuevo tiradero. El asunto en la capital mexicana, como en otras ciudades del país, es que no existe una cultura de responsabilidad de los desechos.

“Muchas personas creen tener derecho a tirarlos en las calles porque dicen pagar impuestos, mientras que la mayoría de los empresarios no se hacen cargo del destino final de sus empaques, por ejemplo. Tampoco hay una ley para regular esta actividad”, explicó.

Pero no es todo, añade: cada una de las rutas de recolección de basura es un negocio que puede rendir más o menos ganancias para sus administradores, según la zona donde se ubique.

Así, los desperdicios de colonias de clase media o alta, así como las zonas industriales y hoteleras son más cotizadas entre los conductores de camiones de recolección que los desechos de barrios populares o marginados. La razón: la basura de los adinerados tiene más elementos que se pueden reciclar.

“Por eso en la gran mayoría de las ciudades del país las zonas residenciales e industriales no suelen tener problemas de basura, mientras que las regiones populares, que ocupan hasta el 70 por ciento del territorio de un centro urbano mexicano, se encuentran desbordadas por los desperdicios. A las autoridades municipales no les importa este hecho, sólo les interesa las jugosas mordidas que les ofrecen por concesionar este negocio”, sentenció el experto.

La solución de la crisis, entonces, inicia con un cambio de estrategia para tratar los desperdicios. “Cuando me preguntan qué hay en el fondo del problema de la basura digo: una fotografía perfecta del sistema político mexicano”, afirmó.


Contáctanos

  • Av. Parque Juan Diego 510,
  • Col. Chapalita, Zapopan, Jal. Mx.
  • TEL.: (33) 3121-7066
  • FAX: (33) 3121-7045
  • Email: info@amdajal.com